domingo, 18 de diciembre de 2016

Cuando se prendió el fuego


Cuando ladra el firmamento
con la voz de un sueño perdido,
cuando lanza flechas Cupido
y el hielo se prendió al fuego
del amor.

Cuando nadie es más que todos,
cuando besar unos labios
es estar solo,
y vuelve de nuevo el destino,
Capitán y caprichoso
sangrando vida
por las comisuras
de un tiempo que se acabó.

Cuando reza la Libertad
por cada ángel caído
y muere de hastío
el último couplé;
cuando no hay más
que recuerdos en la botella
y girando te encomiendas
a que caiga de tu lado
el beso de la muerte
por el que muero yo.

Cuando la agonía
presume de no saber
por qué seguir,
cuando los años ya no merezcan
la edad de merecer,
cuando no queda nada,
y nadas en la sacrosanta carestía
de una Navidad vacía
pero llena de rumores
y cuchilleos en la nevera.

Sabrás compañero,
sabrás compañera,
que cuando no quede nadie
y se hayan llevado su interés,
será el momento de saber
cuánto vales.

Cuánto te debes de querer.


Ceniza, ruido y ron


Hay un edredón de espinas
en esta cama de nubes,
hay una mancha de nieve
en la yema de los ojos
que no te quisieron ver,
un laberinto de negra luz
en besos ausentes,
hay miradas de mujeres
que son aguijones que resucitan
o te abren la piel.

Hay un pasatiempo macabro
en los amantes
que jugaron con el destino
para olvidarse de sus miserias
y maldecir con flores
el desamparo de la luna.

Hay un bofetón por el trasiego
de príncipes y princesas
que impide recordar los abrazos
del tiempo que se llevó,
caminos que se acaban
y miedo a la muerte
para entender que has sonreído solo
entre gente que deambula
alrededor de cárceles y mentiras

de ceniza,
ruido
y ron.


jueves, 8 de diciembre de 2016

Eras


Eres una duda que camina,
ojos de espejos de lago azul.

Piedra que se expande en el mar,
lágrima de quien carga
las maletas sin pasaporte,
joven que busca el norte
en medio de la tempestad.

Eres una mujer
que fantasea con el color del destino,
ese que viaja en cada nube
con fiebre en los zapatos
cuando te ciegas de azar
si miras fijamente
lo que nunca has encontrado,
eres muchacha de otra época,
dama de la Corte de los sueños
que se perdieron al soñar.

Eres tristeza que sonríe,
eres un charco de estrellas
que chapotea en el cielo,
eres guionista de actriz
de otro cuento,
teatro que se incendió
entre palmeras de cristal.

Eres la levedad de la vida,
un viaje sin destino
al despertarte cada mañana,
eres el principio de lo que termina,
eso eres,
ecuación imperfecta de la melancolía
que viene

que viene
y va.

Eres.


miércoles, 7 de diciembre de 2016

Espejismo azul


El cielo y el infierno
tienen tu nombre,
das y quitas luz
como polvo de hadas
frente a gigantes,
como las aureolas de los ángeles
que sonríen, vencidos,
para suicidarse luego
cada noche
en este bar

tan cansados del olvido
(...)

Tu futuro es un ave enjaulada,
locura de actriz que sobrevuela
buscando el paraíso
en la fuente de la sed,
y a mí se me cae del bolsillo
la eternidad de madrugadas
por esta calle sin salida
donde el mar que nos venden
es como tus ojos
o mil heridas;

espejismo azul
de rastrojos no dichos
y quieren soñarte sin saber.


Ciudad cervantina


Un edredón de nubes, tu pelo,
riscos florecientes de jilgueros y piedra,
las arrugas del camino
son aves sin nido
donde el vientre de tus calles
vuelan al caminar.

Flores rojas de trinitarias,
buganviles
nacientes en las yemas blancas,
dedos de sol,
cuarteadas antorchas
que se enredan en los últimos valses
de fuentes y miradores,
de plazas empedradas
entre hiedras con el nombre de Quijote.

Guanajuato.


martes, 6 de diciembre de 2016

Regreso al tiempo en el que te conocí


Regreso al tiempo en el que te conocí,
para entender lo que nunca será;
pétalos del recuerdo ocres
fueron tus labios,
mientras,
discurre la siniestra magia
del amor cada noche
como un baño de mate con sirope
del tiempo perdido
y nuestro nunca jamás.

Me agarró la tempestad en una ciudad gris,
saturando con paños calientes
fiebre de ansiedad dañina,
de tanto abandono, de tanta distancia,
para buscar fuera
al hombre que sueñas
sin reconocer que está en mí.

Regreso a mil bares, a mil hospicios
buscándote a ti.

(...)

Demasiadas personas se arrojan
por el oscuro precipicio
antes de intentar aquello de volar,
y los que van merodeando por mi barrio,
(futuras victimas),
nos acechan escondidos entre fauces y gritos
hasta que la ruleta rusa dé paso
al último suspiro
donde el Amor
es lo único que se salva
en una ecuación peregrina entre respirar,
ser casualidad
o sortilegio.

Y no, no existe el mal,
existe la ausencia de cariño de tu corazón apaleado,
vístete, sécate el sudor,
quizás arañes con los ojos en el espejo
el nombre que no quieres ver
pero se revela cada vez con más fuerza.
Llegamos tarde.

Satán se aparta,
no me hagas volver a nombrar esas cuatro letras.

Regreso al tiempo en el que te conocí.


jueves, 1 de diciembre de 2016

Desde este café de Tirana


En Tirana desde este café,
son las 5 de la mañana,
refresco de piña
y un millón de recuerdos
agolpándose por mi frente.

Alrededor de este café de Tirana,
los sueños que quedan en el aire
me hablan con la voz
de la luna que perdí
y se la juraron ayer los amantes,
los que hoy destartalados por el fracaso
solo quieren dormir más
y soñar menos.

Yo sigo un ideal
para contemplar sorbo a sorbo
aquellos cruces de navajas.

Desde este café de Albania,
hombres de chaqueta negra
que vuelven de las putas,
sí, esas que condecoran
con su menstruación
el rojo de la antigua bandera stalinista,
encienden un cigarrillo,
lo tiran al suelo
mientras otros hombres barren.
Me miran con la curiosidad del forastero
de jersey amarillo.

Pelo enmarañado.
Barba de náufrago sin ti.

Me observan
los vigilantes de la madrugada,
y algunos ojos acechan esta gran mochila
llena de ropa sucia y polvo de galaxias
que reclaman su trozo de eterno suspiro.

La minúscula televisión frente a mí
retransmite un noticiario como de la BBC
pero a la albanesa,
llegaron hasta aquí los yanquis,
y llegué yo,
sin Coca Cola en este frigorífico,
cantan versículos del Corán
las venas de Europa
de un lugar tan de ningún sitio,
tan de nadie,
que a la UE se le olvidó
poner nombre
a los desheredados.

El hombre que atiende, menudo,
tiene gafas y barba,
viste chaleco,
lava vasos de cerveza, limpia ceniza,
y un gran ventilador apagado
adorna como un muerto
el pasillo de este café
con olor a fregona de agua negra;
grito herido que quiere renacer
tras los tintes rosados del cielo
...pero no sabe si podrá.

Aquí
donde escribo
tan sólo y tan yo
en la víspera de noviembre
a las 5'30h en Tirana.

Albania.

Nunca fue tu mejor momento
pero me encantas.

Me recuerdas a ella.


miércoles, 9 de noviembre de 2016

Trump


Se cierra el cielo
y tristes buitres negros
desgarran el cuello
de la Estatua de la Libertad.

El vértigo planea por los arrabales
del planeta
y en la Gran Manzana
nace hoy un niño muerto.

Ganó Trump.


lunes, 7 de noviembre de 2016

Todo cambia y todo sigue igual


Todo cambia y todo sigue igual
en este disparate de nuestra muerte
dentro y fuera del televisor,
y aunque nadie tiene tiempo para los versos del capitán.

Todo cambia y todo sigue igual.

Me duelen las ansias de abrir horizontes
en el vacío de manos sin respuesta,
solo sé que el paso del tiempo
ahoga la fe por sostener
un mundo ya roto.

Todo cambia y a su vez

todo sigue igual.


lunes, 31 de octubre de 2016

Elisa


Hay horas de rojo infierno
bajo las pesadillas
en una cama que no duerme,
y mi otro yo se tambalea.
Entonces allí esperaré verte,
consulta de quietud y
dioses del coraje
que haga de la locura,
valentía tras imposibles
aun no conquistados.

Hay profesionales y
luego estás tú,
Ángel de la guarda,
suave voz de red
ante tantos abismos que te visitan,
la mente que quiera sentir
el más allá
saldrá herida,
y tú la irás cubriendo de paz
en un olimpo de trepadores
del vacío.

Supongo que tu trabajo es duro
pero también gratificante;
tu trabajo es entender lo que nadie entiende
y poner nombre
a las dudas que tiemblan
en cada sien,
colocándoles una rama de olivo,
y si hay muerte seguro
que ella conocerá también la emoción.

Destello en tus gestos
de antorcha siempre celeste,
Elisa, meta
tras la fatiga del no corresponder,
porque el corazón rebosa
ante un mundo de mentira
y la locura es la única verdad
de existir bajo una lluvia de dolor,
sin ser.

Elisa.


viernes, 28 de octubre de 2016

Rubia


Por el mar de tus ojos,
seguro que
naufragarán mil marineros,
y yo, perdido,
endulzo anzuelos desde el Puerto
en estas rimas,
como quien juega a ser pirata
y pudiese cambiar la V por la P
de Palencia.

(Lástima que nos separen también los años)

Ovillo de lana rubio
hecho una red de corales
que se enmarañó en mi Instagram,
bella muchacha,
ángel y diablo,
afortunados sean los veleros
que en orillas del tiempo
te lleguen a besar.



miércoles, 26 de octubre de 2016

No perdono


Hay una cosa
que no perdonaré a la vida,
y es que maltraten
mis ganas de ser libre
devolviéndome
en cada azote una sonrisa.

Que todas huyan con pareja del baile,
pero me recuerden para siempre,
que haya quien me envidie,
quien me llore,
quien me tema.

Hay dos cosas que no perdono
a la vida,
el ser esclavo de lo digno
y luchar por no ser absorbido
entre tanta miseria.

Pero creer es el cielo del hombre,
quien no cree ha muerto poco a poco,
lucho por mantener la fe
mientras el cielo se cierra,
eso es, peregrina,
aprender a valorar lo que sufren
nuestros ojos.

Hay 3 cosas que no perdonaré a la vida.
Y con esto me despido.

1-no poder olvidar
2-que seamos tan cobardes
3-ser una mancha borrosa que diluye en el camino.


Caminar


Lo primero que hice
fue dejar la maleta
y echarme a caminar,
el bosque está oscuro
y hay frío en el alma,
seguiré caminando.


El joven escritor


Joven escritor aprende
que el amor es perfecto,
la amistad es perfecta,
el mundo es perfecto
pero los imperfectos somos nosotros,

sacos de huesos que miran,
pero en lo más adentro de sus tripas,
de cada víscera de los 6000 millones que pueblan la arcilla del planeta,
se hayan pequeñas intensidades
tan grandes como el universo que las cobija.

Escritor que
está perdido (se siente desgraciado),
porque se enamoró del ideal,
y la gente, la naturaleza,
y tal vez dios
le traicionaron,
lupa para el punto
donde acaba
y nace la magia,
eternidad de cada inhalación de aire,
muerte sucia en la exhalación.

El joven escritor está cansado,
demasiado mundo alrededor,
y muy poca verdad,
dibujará sin mancharse las manos
el carbón de tantos ojos
cómplices o suicidas
de las hogueras del mal.

El joven escritor.


martes, 25 de octubre de 2016

Gente


No hay gente mala,
hay gente con miedo.

No hay gente egoísta,
hay gente cansada
de estar decepcionada.

No hay gente tonta,
hay gente desorientada.

Mamá


Tu alma está en mi pasos,
tus ojos son los míos,
me acompañas en cada palabra,
si viene tempestad
das respuesta a mis latidos.

Hay gente que no entiende esto,
por eso yo aprendí el lenguaje de las emociones;
tu pureza puso el mundo al revés
porque si lloro será por luchar
y no de pena,
tras la luna en la que te escondes.

Ángel que me dio luz,

luz que doy a todo en cuanto vivo.


domingo, 23 de octubre de 2016

Roll and rock


El amor es cianuro y rosas
que se sirve en plato caliente,
es una luna rota
en el ombligo de la infinud,
es tener para perder
y volver a recuperarte,
es la filosofía que no se aprende,
la literatura que no se lee,
las ganas,
hay quien dice que estúpidas,
de ser
en donde muere la libertad.

Viaje en lomos de un abril frío,
donde huyendo de nosotros mismos
el cariño resulta ser lo que nos queda,
Rock como segundo en el ascensor
de nuestras fantasías,
loca tortura de aquellos heridos
que por jugar al ajedrez
acaban siendo drogadictos
y fusilan el corazón ajeno a traición.

Creyendo recuperar lo que es suyo.

And roll.


Viajero del cielo. Mitsu.


Tu vida se marchó
como sonrisa del cielo
roto.
Viajando tuvo que ser (...)

Supongo que en el cielo esperarás
a estos que buscamos motivos
para entender la vida
tras tantas heridas y sinsentidos
de cada orilla sin respuesta

Ángel japonés y del mundo
teje de nubes la lluvia
cubriendo con tus risas
las alas rotas del tiempo.

Ángel del mundo y japonés.
¿Dónde guardo la promesa de ir a verte? (...)

Dejas a tu esposa Ai y a tu pequeño
con la nana imposible de volver de ser,
mañana cuando luzcan cometas
en lo que hoy está negro
el recuerdo me dirá que fuimos amigos,

que algún día nos volveremos a ver.

R.ip. Mitsu Kawao


La sonrisa de los ángeles. Walter.


Inquieto y bromista
siento que tu recuerdo aun late,
descubrí que los ángeles tienen sonrisa
si te convertiste hace unos días
en parte del cielo,
quedando para siempre
tu bondad en el aire.

En esta vida,
de equipaje quedan los momentos felices
y nosotros pudimos compartir algunos contigo,
si al final puede que tú,
por ser tan libre
en pájaro de luz
quisiste ser,
y te has convertido.

(ahora serás la sonrisa de los ángeles,
enmudeciendo en cambio Valencia y Bariloche de tristeza)

Pero al Walter ligón y festero
quiero hoy feliz recordarle
corazón inquieto
de amistad que en el tiempo
nos enseño a vivir
de esa forma tan dulce y tan entrañable.


D.e.p Walter Ripoll


sábado, 22 de octubre de 2016

Perro callejero


A veces amanezco
en el desierto de la multitud,
mas nunca me acostumbraré al éxito.

Mi vida solo es
la de ser
perro callejero
que muerde el hueso
en donde vives tú.

Quítate las braguitas negras,
el luto en tiempos de cuaresma
bautiza mi yo tan animal;
tan divino;

perro callejero,
(lo dicho)

que deambula
tras los faroles fríos
donde gozan
doce vírgenes de los balcanes,
las que protegen el mal
y la bendición
tras miradas que van a mí

y ninguna me pertenece.

(Menos mal)

Sigo retando a dios.


Sentiste lo que es tener...?


Sentiste lo que es
tener el corazón roto?
(...)

Yo crecí en un témpano
de luz
entre las sombras
y todos los otoños
en los que te soñaba
ya no me pertenecen
si nos queda el miedo.

(que es otra forma de maldad)

Pero te doy este corazón,
pedazo triste de carne
regalada,
lleno de cicatrices y cuchillas,
porfa, cuídalo como lo cuida
la gente con clase,
escupiéndole y llamando
Euro al Euro
y al Amor, Euro,
mientras yo,
arquitecto miope,
ando diseñando un mundo digno
con los trozos afilados
de la puerka realidad
que representais;
analgésico de Stradivarius,
Enrique Iglesias y cosméticos
junto a tu mejor postor
del peor mundo posible.

Puede que los
ángeles de la guarda
me lleven algún día,
inquietos entre los barruntos
de esta tierna psicosis
que los enamorados
de la vida
andan desafiando a la muerte.

Cursilería en mis estrofas
con faltas de ortografía
porque no sé explicar
que hace tiempo ya
que me da igual vivir
o no.

Sentiste alguna vez
lo que es
tener el corazón inerte
en sangre viva?


Bus 17


Cómo hacer de un poema
manto y abrigo
para aquellos que regalaron su dios
a la otra persona
la que lo mató
dejando huérfano de ángeles custodios
el alma sin mundos paralelos
en este mundo.

Siempre ando diciendo
que el vagabundo y el loco
son gente borracha de realidad,
que de ceñirse tanto a lo establecido
los gorriones
de su cabeza decidieron
huir espantados;
siempre he dicho
que vamos buscando motivos para venerar,
yo, en aquella muchacha Pelirroja y poeta
que siempre encuentro en el bus 17,
en mi gato,
en el negocio sacrosanto de creer,
iluso de mí,
que en esto de estar vivos
tendremos salida.

Dame veneno que quiero morir,
dame veneno,
y recitar es rezar,

y escribir es barajar
entre la realidad y lo mágico

y despedirse en la estación
es intuir que no existen los finales
aunque duelan,
como alguien que muere
y seguimos oliendo su jersey
hablando con las sombras del recibidor.

Estamos hechos de juicio y locura,
o más bien de levedad y eternidad,

de penitencia y paraíso,

estoy hecho de musarañas y musas
en la poesía que quiso matar a la muerte

para gritarte que no todo aquel
que fallece está muerto,
y que muchos vivos
hace ya que son cadáveres
deambulando
por la tierra.

Y a pesar de la distancia,
te deseo.
(me prometí no decir nunca te quiero)

Viene ya a lo lejos el bus 17.


lunes, 17 de octubre de 2016

Taxi a ninguna parte


Ella esperó
lo que tenía esperar,
o sea, lo inaceptable,
y tomó un taxi
a ninguna parte
camino a mil labios
que solo le recordaban a él.

Esperó y esperó
en el muelle de San Blas,
Atocha, Vallekas,
con arcoiris de colillas
en el alma
y callos en el corazón,
Jorge Drexler toca
de gris y oro
una canción
cuando los cuerpos de ellos
fueron dioses
antes que Judas
la acribillase por la puerta.

Ella tomó un taxi a ninguna parte,
volvió a frecuentar
verbenas sin baile,
sonreír a reinas que dejaron
de ser las putas amas
para pasar a amar
a los que aman a las putas,
ella era una brisa que tiembla,
vasalla que barría
hasta llegar a Nunca jamás
pedazos del corazón
por el camino,
sin saber que fue asesina también
de otros latidos
sin mi mitad.

Alumnos del olvido,
WhatsApps fuera de tiempo,
que yo, ateo de mí,
te hice, mi musa,
Virgen desamparada
de la Libertad.


viernes, 7 de octubre de 2016

Las damas ya no tienen quien les quiera


Las damas ya no tienen
quien les quiera,
es por eso que me llaman a mí,
se les fue la fiebre de ir de duras
en un lavabo
y subirle a él los calzones
tras la raya blanca del anochecer
levanta el premio de consuelo.

Me río del fin,
por eso soy eterno,
soy perfecto porque amo
mis imperfecciones,
condenado a batallar
como guerrero,
mi locura es valentía, 
la vuestra ser unos reprimidos. 

Teneis, sin más pena ni gloria,
la creencia de que la vida
es lo que os venden,
para que los hijos
de vuestros hijos
se fumen con el costo
el polvo sois
y en polvo os convertireis.

Os dijeron que la vida era eso,
abrazos que ahogan,
libertad con condón arcoiris,
sabor a miel en el pastel
de la nada,
cárcel perfumada de versos
sin respuesta,
putas y esclavos
que el dinero movió hilos
como títeres del qué dirán.

Zeus tiró una piedra
para llegar al centro del Universo,
yo lanzó trozos de pan
por el camino a ninguna parte,
un amigo me dijo:
- Por qué no encuentro pareja,
acaso en esta vida somos impares?

Respondí con silencio.

- Por qué entonces, nadie me compra? -insistió.

La respuesta es
que somos víctimas y culpables,
juez y parte
de un espejo que dice te quiero
sin contenido,
de haber vendido nuestra alma
por unas monedas
poniéndole fronteras al más allá
desde el sillón del televisor.

Las damas ya no tienen
quien les quiera.


Ciudad


La ciudad es un manojo de escombros,
personas que vendieron su alma temprano,
compañeros asesinos en los patios del instituto,
y sueños que yacen por los apeaderos de trenes sin viajeros.

Peatones que creyeron
que la vida estaba hecha
y no eran nadie para levantar la voz,
gente que creyó que la revolución
es hacer las mismas mierdas
pero con confeti de colores (...)
La ciudad es hormigón y asfalto,
tristemente como el corazón
de muchas personas,
las hay que se resisten
y penden su fuerza débil
entre el miedo y la temeridad.

Ciudad de ruinas llenas de glamour,
de eternidad el sábado noche
y vacío existencial los domingos,
zapatos que huyen de otros pasos
con la lanza de rivalizar
y el escudo del yo no he sido.

Mierda de chantaje y mentiras,
enamórate y deja que te mate su veneno,
Adán fue un chapero de Cupido
y sí, el alma de quien vio más allá
se duerme entre artistas y artituchos
a orillas de que nadie entienda mi genio.

La ciudad es una sirena varada
que se cansó de que no llegase marinero,
autores de miles de Quijotes muertos
en la barra de un bar,
reinas de fregar en hoteles clandestinos,
novios que olvidaron la ropa
tan pronto como el amor,
pero aun hay quién busca en ti, mi yo,
naufragando en la arena del recuerdo
por el extrarradio de la luna.

Ciudad creo que te mientes
para levantarte cada mañana a las 6,
como el cuento del ratoncito Pérez
o la cigüeña y París,
un loco se suicida por altruismo entre sus posibles víctimas
y esas víctimas matan, infieles,
las ganas de vivir de otros suicidas.

Los parques tienen turno de horarios:

Por la mañana el elefante de juguete
en el columpio,
por la tarde la partida de petanca
por la noche la heroína.
Triste evolución natural de la especie
más evolucionada.

El mundo es una lágrima de petróleo
pero los basureros tienen la obligación
de dejarla limpia en unas horas.
Para qué?

Para seguir con esta mentira.
Para que alguien, imprudente, tome el relevo y luche por la Verdad.


Corazón ♥


Corazón,
el mundo es un territorio hostil
hecho de fuego y saliva,
corazón,
no despiertes aún
hay luces negras que eclipsan
los sueños clandestinos
de cada ciudad
entre aquellos que dan vida,
tal vez en vano
a este espejismo de pureza
en orillas de azufre.

Amor,
el mundo es un lugar
donde los principios giran
entorno al miedo a la muerte,
más que al coraje por la vida.
El saber que un corazón solo,
no está solo;
es libertad,
y que un corazón acompañado
es más que dos.
(...)
A veces necesitamos un poema
o una canción para recordarlo.

Corazón si fracasas tendrás compasión,
si triunfas, envidia,
pero recuerda,
el hombre no es despiadado, no,
se apropió de él
la sombra que late
debajo de cada renuncia,
de cada niño muerto.

Corazón. ♥

Óxido vespertino de la soledad


Cuando el amor no basta
porque la botella está llena
de promesas lanzadas al mar
y queda roer el hueso
de una ciudad apedreada
por los niños sin techo
que nos odiaron antes de nacer.

Cuando el amor fue una quimera
que pierde magia
al tener los pies muy enraizados en la luna,
y el sentido de esta vida
es como la postales rosas
de cientos de adolescentes
que quedaron rotas
dentro de un cajón
en algún rincón del tiempo.

Cuando el amor se ahoga
en un vaso de whisky
y las putas enseñan
lo que creías olvidar,
cuando es un callejón
sin salida,
y los autos pagan peaje;
desnudos, las arrugas son el traje
que Mango nos diseño por no apostar.

Al final queda
un temblor de querer ser luz
más allá de la muerte,
este aullido recitando
que nos volvimos a traicionar.
Cuando el amor es excusa
para entender la muerte
aunque luego nada se entiende
y todo sabe al óxido vespertino
de la soledad.


domingo, 2 de octubre de 2016

Oportunidad perdida


Hay un laberinto sin fin
en toda oportunidad perdida,
palos a tu perro,
y demasiada ceguera
en el sex, drugs and rock and roll.
Suena en un entierro nuestra canción
cuando sentir
se resume en gastar el tiempo
con la Vida (visa)

Respirar
pensando que ya no tienes más por lo que vivir,
desamor que es muerte porque al final no mueres.

Oportunidades perdidas
(...)

Purgatorio de esperarte,
hígados y ciénagas
al otro lado del paraíso.

La viajera claudicará queriendo
quemar su pasaporte sin foto
tras la alambrada marrón
donde los violadores
de reojo le acechan,
contoneos de Shakira en sus mentes
y grietas de cientos de dragones
que ardieron tras los Evangelios.

Hay un laberinto de miedo
o deseos que se atormentan
en el pacto sacrosanto
de hacerse de respetar
mientras te escupen a los ojos
y luchas por mantenerte en pie
aunque las rodillas estén rotas
por delirio.

Toda oportunidad es ahora,
cuando la vida no es vida
y no sé si odiarte
o amarte en cada mañana
con lluvia sobre las botas
y ceniza tras los diarios celestes
esperando el bus 17,
ese,
camino a las oportunidades perdidas.


sábado, 1 de octubre de 2016

Alevosía


Me voy de cada desierto, de cada ciudad, de cada bar con la sensación de que no me han entendido bien.

Yo hablo de imposibles. Ellos hacen imposible lo que hablo.



sábado, 24 de septiembre de 2016

Costumbres albanesas


La envidia cubre de fracaso cada fiesta,
aquellas marujas que antes fueron reinas del baile
creyeron que la basura pactada era amor
y pagan hoy la penitencia de volver del Mercadona
con el desconsuelo de quien sobra,
y el ramo de flores de los imposibles
cosido a los hijos que les acompañan.

Estancos, carajillos, primitivas, peluquerías chinas, el Marca,

autobuses amarillos
(...)

Hoy no sueña este niño que era autista,
solo pinta garabatos para cada persona cansada;
Ninots en la Falla que arde
como vidas que se evaporan
abrumando realidades pactadas.

La traición,
(hablemos de lo que hablan las ratas cuando tú no estás)
promesas de los tuertos
que juran deseo
mirando fijamente a los ojos;
putas que se venden sin precio
y chulos que se presentan sumisos
hasta que se les va la mano.

Y en resumen,
la ciudad es un estercolero lleno de vida,
el filósofo se esconde de las garras del bullying,
mientras muchachas
que se atrevieron a soñar
no se salvan de que les metan
la cabeza en el retrete
aquellas rubias pintadas,
usadas como trapos,
las que se creen dueñas de la primavera,
y solo tienen entre sus brazos
la cuna del niño muerto
de la Libertad.

De camino al tiempo de las mariposas
juro que no me importa nadie,
ahora que a nada temo,
que a nada le tengo fe,
que tengo en la sien la ruleta rusa
de la no pertenencia,
del ningún origen.
Mañana la pistola se disparará
y en vez de sangre
mi cabeza será un jardín de lirios,
delirios en tus jardines.


domingo, 18 de septiembre de 2016

Tumba del tiempo


Mi corazón viaja
como luciérnaga de noche
que orbita la isla de la libertad,
como el beso prohibido,
como ese aguijón de caballos rotos
que en el ajedrez de un lenguaje ciego
cortó mi melena la reina,
antes de jugar.

Estamos hechos de un viaje de estrellas
que nunca supieron que eran el sol,
y aunque todos nos prostituimos a ratos,
las lágrimas no se secan
al amparo de esa nana
que intenta adornar moratones
de la realidad de tu nombre
en mi corazón.

Y es mentira cuando te digan que
la vida no es sacrificio
que el amor no es sacrificio
que la libertad no es sacrificio...
Es mentira.

porque nadie
pondrá la primera piedra,
y mañana escuchareis la muerte de un poeta
como lluvia en agosto
para que todo sea claveles rojos
junto a fusiles hambrientos
en vuestro afán por comparar.

Somos sombras de juez y parte
en la burla de la belleza,
en el premio de estar solo
al buscar la autenticidad,
que la tormenta es eterna
si te mojas sin paraguas ni maquillaje;
cristales rotos con mil siluetas
donde te verías más guapa
al no perseguir
en la tumba del tiempo
lo que no existe,

porque un corazón solo
no está solo, escucha en el fondo
los latidos
del mar.


martes, 23 de agosto de 2016

El chico que quería volar


El chico que quería volar
murió dos veces en esta vida.

Mientras por debajo del mantel
vuestros pecados son los mandamientos,
la eternidad tiene memoria y vuelve
como horror o penitencia.

El chico que quería volar
fue artista del vacío,
corsario del llanto y su lanza
ante tanta y tanta
y tanta confusión.

¿Quién se acercará a este apestado
por la bendición de dios?

Si la muerte sabía a esas dos veces,
el héroe del absurdo
saboreó aquellos entierros en vida,
intuyendo que solo él es dueño del destino
que se adueñó de la locura.

Paraíso eterno entre el barrio Baladre
y el barrio del Carmen,
ojos de ángel custodio
y alma cosida por la fina lima
del espejismo de Lucifer.

El chico que quería volar
murió dos veces en esta vida.

miércoles, 10 de agosto de 2016

Escupiros en la cara


Mi forma de escribir,
mi forma de vivir
es una forma de escupiros a la cara,
vosotros que juzgais lo que queda fuera del paraíso,
y vistiéndoos de mentira
formais parte de aquello que tanto criticais.

Algo así como iros de putas
y rezar por las madres de esas chicas
sobre la formalidad.

Mucho miedo a mi locura,
pero la locura es valentía desmesurada
por salirse de la miseria que puebla
vuestra habitación,
en gemidos torpes
y algunos, con el tiempo, me consta,
fantasearán con una poesía como esta.

Mi forma de sentir es escupiros a la cara.

El viejo rico se va con la joven desorientada
con historias para no dormir
y bolsos de Chanel,
los enamorados sinceros se tropiezan
estallándoles el amor en la cara,
y la vieja rica se va con el mulato ratero
al pensar que no se evapora así
el perfume de la eterna juventud;

Y aún me preguntais por qué soy poesía?

Entender al mundo y saber la verdad de cada mirada
es un eclipse a la luz de lo auténtico
y un canto hondo a la desesperación.

Mi forma de escribir es escupiros a la cara.

Detrás de su amor estuvo una vez mi muerte,
detrás de su verdad está
el que te pudras princesa,
vales la pena por la que te compraron.


Reflexión peregrina sobre el amor


Todos buscamos dar sentido a la vida. Algunos poseyendo, otros dejándose poseer.
La diferencia es que el que domina encuentra el vacío teniéndolo todo hecho porque creerse dios no supone estar en el paraíso. El dominado se desengaña de su poseedor más tarde que pronto porque esté le quiere solo para engrandecer su ego. El subyugado se sacia de ser una persona esclava y usada.

(que no te compren por menos de nada)

Entonces lo mejor en mi opinión es viajar por el mundo uno al lado del otro creyendo en el ideal de respeto, libertad y amor con el que sin duda se da sentido a todo y buscar en la niñez la esencia de por qué estamos vivos olvidándonos del miedo de que se quiebre nuestro corazón al lanzarse al pozo ciego de la bondad.

Pues la bondad debe ser racional.

Amor e inteligencia, razón-pasión en equilibrio y como peregrino, entregar el corazón a todos y ser libre, muy libre para no casarse con nadie.

martes, 9 de agosto de 2016

Tras los gemidos


Debajo de tu falda
palpita el Universo.

Me hablas de economía
mientras disimulas que un animal latente
se revuelve en tus bragas blancas,
humedecidas por ese gran charco
de zumo salvaje que mi boca devoraría.

Sigues hablando de la crisis,
del déficit...
de la ceguera,
asomas de reojo la vista
a la montaña que se eleva;

tu boca se abre,
bebes de la copa,
abres las piernas entrecruzadas
y pides permiso para ir al baño.

Vuelves
con el pelo recogido,
tu lengua con la mía serían Libertad,
tus labios dignos entre mis piernas; Libertad,
y arrancarte la blusa
después de haber esperado tanto
para llenar de violencia y paz
la tristeza del mundo.

Aunque nada tenga sentido;
¿qué tal si esta noche se lo damos?

Y que sea por amor.

Puede que suene tonto.

Pero créeme...
Sabrás que la guerra empieza tras nuestros gemidos.


sábado, 6 de agosto de 2016

Baja y Alta Suciedad


Era tan pobre que no tenía más que dinero,
'amigas' que le reorientaban cómo vestir, cómo actuar, cómo follar (...)
Tanta gente acorralada y en rebajas.

Era tan pobre que el dinero de papá entaponaba (quien sabe si para siempre) el run run feliz y molesto de sentir las olas de la libertad.

Pobreza a base de la dictadura sin armas de la apariencia, de venderse al mejor postor y el rubio con dinero encula en sangre a la india. Y el viejo con dinero desvirga niñas mientras echan películas de Disney.

Eres lo que tienes, no vales lo que eres.
Desengañate.

Mientras, otros tan pobres y sin nada en la nevera creen que el paraíso se compra a plazos. Muertos de hambre y de sentido de vida. Si Marx levantará la cabeza...

Pero yo que soy más puta que santo me bajo los pantalones solo ante la pureza. Esa pureza que es un narco colgado del cuello en los puentes de las autovías de Monterrey. Esa pureza que nadie entiende, cuando ni violador, ni violado, beso los labios de las damas cansadas de llorar, de venderse en un mundo en venta.


lunes, 25 de julio de 2016

Vomito y pan


Gotea ese grifo
y un relámpago vomita a las antenas,
ropa colgada bajo la lluvia,
frío en el alma,
cucharillas de café por la alfombra
acuarelas,
vinilos de Gardel.

Tengo guardada esa foto tuya,
lo confieso,
la Avenida desguaza corazones que con piedad
llegaron a tener fe en abrazar un alma sin miedo...
pero dime;
¿Quién volverá a confiar en el cielo
si nos han violado al calor de la luna
tantas veces?

Es tarde para amar, es tarde.
Ríos que desembocan a ningún lugar,
poemas que van a ninguna boca:

Muerte que viene a mí!

Fuerza, pasión, quemadura,
tan humano y tan miserable
como apacigar las luces de infierno
y que reviva en mi memoria
tus ojos color algas dormidas en el mar
de la desilusión.

Vomito, pan, dolor,
aceras en las que los hombres sin dios
ni destino se arrojaron,
no ver que el firmamento es un exorcismo,
no sentir que mis ojos
reflejan espejos por tu luz.

Mañana cuando sea tarde, la peregrina,
pondrá nombre de poesía
a los hijos
que tuvo por hastío.
La guadaña que se enamora
y una puta valiente guarda este verso
metido en su bolso,
ella arañó mi espalda,
y guarda el secreto de mercenarios
de noches en las que llegué a ser grande
porque bailé a cara de perro.

Al final tengo por convencimiento
que imaginamos más
de lo que llegamos a vivir,
parto con dolor, muelas del juicio,
un teléfono suena en Mi menor
y la luna es una huérfana mía
con piel de aceituna.

Ausencia que amenaza.
El miedo impera.

Tú, apariencia siempre digna,
yo, borracho de lo que no seré,
¿cuánto cuesta un boleto alrededor de un imposible?
ese que vuela y la infancia sale hacia allí,
tras tanto tiempo agazapada.

Te quiero aunque no existe, 
te tengo y no eres mía, 
perdón si al escribirte
se pierde mi amor 
en la lejanía.




El mercader de sueños


Todo lo que has sido por amor,
lo cuestionará la vida,
metralla en la debilidad de las hadas
que fueron putas
y ni así encontraron la poesía.

Circo transhumante,
ira déspota,
leche que hierve bajo el pantalón,
todo lo que fui, soy,
alma desdentada que besa
el rosario de la aurora,
cisnes de las noches trasnochadas,
cuyos cantos tapizan el asfalto
de aquellos que olvidaron sus promesas
tras quitarse el condón.

Amoniaco en la retina del ciego
que ve lo que no quiso ver,
amuleto de estar solo y descompuesto,
religión de rezarle al dinero,
para luego quemarlo delante de aquellos
que no tienen qué comer.

Horca, guillotina (la vida es un suspiro),
ave nocturna en libertad,
tus alas se quemaron como Ícaro
si en el pecado del artista
te olvidaste de que el tesoro
es que da igual la compañía
cuando delante de tus narices
tienes toda la inmensidad.

Todo lo que has sido por dulce
lo cuestionará el espejo,
la distancia impasible
de que se derrita la piel;
góndolas, vertederos,
quien tuvo retuvo
y se le pudrió entre las manos la vida
en una sala de espera
o en aquel burdel.

Luna que se alcanza con una hipoteca de 50 años sin ascensor,
besas, lloras y te bajas las bragas ante cualquiera,
miras con la frente alta
pero ya intuyo cuántos cabrones
regaron de malas experiencias
la dulce blasfemia que esconde muerto,
tu corazón.

Ya es tarde para volver al banco donde nos besamos,
polvo de sábado, telarañas de domingo,
lo bueno de ser un solitario
es que mientras caminas
las personas se tropiezan entre ellas
como un choque de trenes
y aquellos que se reían ayer
toca verlos hoy colgando de cada olvido.

Televisores que vuelven a anunciar mi arresto,
magia o caos,
revistas pornográficas en las estanterías de todos los psiquiátricos.

Quise soñar
y eso es algo que tú no me perdonaste,
blanca y radiante va la novia,
aunque detrás del velo
un ángel temeroso
está cansado de sufrir sola,
pero qué se le va hacer:

El mercader de sueños ya murió, 
el príncipe azul era un impostor,
el último amante se largó
y el siguiente, no, nena, no, 
no voy a ser yo.


Estrellas de Siria


Si ayer había luz, hoy lo cubre todo la oscuridad. Niñas violadas, jóvenes decapitados, pero la violencia es solo violenta donde irrumpe el poder retransmitido.
Una muchacha está en guerra con el amor en Bruselas, y el joven que no la conoce escribe su nombre desde los escombros hundidos del infierno de Alepo.

Imagine all the people...
¿All you need is love?

Tenue luz de esta brújula guiada por la ceguera, nubes que son herraduras del pasado, caballo que camina por el vergel muerto de un Corán envuelto en polen de gotitas de sangre.
Lo llaman OTAN, Daesh...guerra, pero en realidad se llama dinero. Spielberg no hubiese filmado unos planos cortos tan buenos como los de esos tipos con sotana butano rompiéndole las entrañas a dios.

Guerra del cielo en la tierra, tierra sin cielo en la guerra, el mundo está lleno de gritos mudos pero desde nuestra orilla resultan tan solo reseñas que nos advierten donde no deberíamos pasar las próximas vacaciones.

Envié ayer esta carta a una niña que conocí de Damasco

Carta a una niña siria
____________________________

Deshecha la esperanza,
solo te queda mirar al cielo en la noche
y ver que hasta las estrellas te dan la espalda,
una de ellas morirá al amanecer,
como tú.

No hables pequeña,
dejarás de sufrir la tortura del vecino,
que confundido, lo sé,
rezó con odio
y se vistió con el uniforme del poder.

No sufras pequeña,
la muerte forma parte de la vida...
pero vivir así no es vida,
recoge el saco de ropa,
una de esas bombas al fin,
corazón, vendrán,
Alá estará contigo.

Me despido ya, princesa Sherezade,
la estrella del cielo
en la noche de Valencia
se hizo ya fugaz, cayó esa bomba,
te siento,
será que la muerte solo abre los ojos
a quienes despiertan
en la oscuridad de la noche.

Descansa.




Amor


Amor, flor de basura,
tiempo ahorcado en el peligroso juego
de no apostar,
amor, yagas en el aire,
muerte de un soldado,
enroque de damas,
vino agrio en labios rotos.

Amor, luz alrededor de la usura,
acosadores,
manipuladoras,
recién nacidos con la bendición del beso
de una serpiente,
amor, cruce de caminos,
cruz de Cristo,
despojos y si  me dejas;
me suicidio,
y si me voy;
la libertad no tendrá precio.

Amor, desnudarte, contar estrellas,
decir mil mentiras
para desnudar las mentiras,
puticlubs, antiguos amantes,
la vejez viene este miércoles
y encima del lavabo reverdece
la falsa idea de apagar el silencio.

Inocencia perdida como las llaves
en plena borrachera,
amor, infiel antes de besar,
y es que ese beso no frena el tiempo
y hay que buscarse cuartadas,
pero aun así detrás de cada huida estabas tú,
estabas tú...

Dudas que penden del borde del sujetador, amor;
te lo quitas y el Universo se expande,
metales en fundición, verano del 99.

Amor, creer en dios por tu silueta,
amor, arte de compartir,
infierno con vistas al edén,
valor para recoger la flor más bella
que se pudre al borde del precipicio,
detrás de las puñaladas dicen que vives,
heroicidad que parece ridícula,
ser en lo frágil de una vida
lo eterno de la salvación,
con este verso me despido, amor;

que hay que ser loco para ver lo que no se ve, 
sentir lo que no se sabe, 
quererla como la quise querer yo.

Burdel


En este burdel
donde coquetea el miedo y la ternura,
canta sus ecos de cisne
cada olvido,
sabanas sucias, menstruación,
guardilla donde la juventud
es el rezo de nunca llegar a una verdad,
cigarillos, llanto,
y ella quiso escribir una historia
cuando él viajó en motocicleta
como ciego cansado
dirección a la tumba donde viven los besos
que nunca se darán.


martes, 19 de julio de 2016

Luz de luna


Cerillas ardiendo, polillas, talco, humedad, vinagre, bolero, arena, abrazo huérfano, sal, orégano,  machetes, orugas, el frío fuego del anochecer.

Edificios, autos, la estela del autobús, rodillas quemadas, alma con las grietas del subsuelo, guitarras, ataúdes,  mapamundi de cara a la pared, medias rotas, corbata de jueves, billetes en desuso, adicción,  putas en la calle, alquitrán, niños en casa, ollas con lentejas, brick de vino tinto, alcanfor, condones, cava, fresa, gusanos, sala de urgencias, cobardía, postales desde la séptima planta del Clínico.

Acordeón, tu nombre (esas letras que hacen que el Universo se desnude poco a poco), maldecirte, estar sin estar, ser sin estar, la tragedia divina de saber que existes, raíles oxidados, vodka, sábanas con semen, cicatrices, pus, contratos, terraza con vistas a la Iglesia del Carmen, mis noches a solas, mis días a solas, y la soledad viene a ser un infinito lleno de todo (pero sin ti), anteojos, diarios, café;

Belleza y dinero.
Poder y apariencia.

Cromos de ciclistas de los 90, camareras, orgasmos que se negocian, felicidad que sale cara, puñales, pactos de sangre, párvulitos, aulas, oficina, asilo, sueño que se diluye allí donde nadie sabe dónde, Mediterráneo, amor, sexo, (viceversa), odio, dolor, sala de baile, me miras y yo giro la cabeza a ambos lados extrañado, locura, pastillas, vida, brevedad (...)
una galaxia en la cabeza y millones de cabezas en la galaxia, existencia, sentir, lejanía, perfume, presencia.

Risa de luz,
luz de luna,
luna en tu risa.

La ciudad desde aquí noche tras noche
se enciende con el paso de cada avión,
desde esta azotea nace y muere un beso
y cenizas de aquello que fue el cielo
se esparcen deseando, a pesar de todo, un mundo mejor.


Arrabales del corazón


Porque camino desnudo
y la gente me apedrea,
porque el amor es un asesino
si enseño cada noche mis cartas
y nadie entiende a este corazón loco,
tan sencillo
que el mundo lo complica todo con su oscuridad...

mientras borracho
escucho ese bolero
que no bailaremos.

Porque camino desnudo,
y soy literatura y vida desaprovechada
de caballero que transita expuesto
tras una armadura de seda,
rota, quebrada.

Y se envilece el aroma a ausencia
que agría mi futuro existir,
ni profundo ni sereno
solo miro a la cara a la tragedia
como quien adora a una diosa
que le traicionará luego
con el primero que pase por ahí.

Porque peregrino sin rumbo
y tal vez será por eso
que mis pies harán el más bello viaje
si a simple vista
lo profundo del corazón no se entiende,
primero raro,
luego, cuidado!
después solo los olvidados
escribiremos bellos epitafios
en la muerte.

Porque se acabaron las fiestas
y la vida trajo el silencio del cual huíamos.


domingo, 19 de junio de 2016

Tanta mierda


Tanta mierda
y tanta traición,
promesas incumplidas;
nubes de sal.
Tantos rastros de manchas
en el espejo,
zapatos rotos
tras las huellas de tu entierro
y en cada uno de los jardines,
mil y una flor de hospital.

Tantas flechas sin Cupido,
cuando tu boca
es una virgen acosada
que se baja las bragas
cuando sube el ascensor,
tanta mierda y las estrellas
son reinas muertas
sin más miedo
de que te sorprenda
lo que siempre soñaste
como ese sentimiento
pasado de moda
que algunos todavía
llamamos amor.

Y follas
por nostalgia a la niñez,
y vives con armadura
mientras te soba
la vida hipócrita de la que tú y yo,
no cabe duda,
también somos parte,
eres la más señora de todas las putas
y yo más puta que tú,
ya entenderás de que me río
antes de que de mí te rías
ya verás de que beso con la tristeza
de conocer tanta mierda

y tanta traición.


jueves, 9 de junio de 2016

Breve ensayo sobre el amor


Una alumna a un viejo poeta le preguntó:

" Es verdad que el amor de verdad es el primero.
Que no existe el amor para toda la vida?"

Dijo el poeta:

Yo te diría que el espíritu del primer amor se va acabando porque venció el cansancio u otros intereses, la inocencia queda lejana y el que vuelva a buscarla es un loco aunque todos guardemos ese ideal de una media naranja y ninguno se atreverá a soñarla de nuevo.
Además admitir el vacío entre amantes de oferta, de usar y tirar, y ver que nadie te complementa de verdad es más fustrante que admitir la realidad. El círculo gira y los ciegos bailan.

El amor se construye no solo se crea. Pero los miedos (eso que hace al bueno malo, al inocente culpable, al enamorado asesino) hacen casi siempre de lo bello de soñar un chantaje de dominante y subordinado. La infidelidad, el maltrato o el hastío tienen unas sombras muy anchas y como nos acordamos de lo malo antes de lo bueno de la vida, todo es sospecha, no hay quien crea en las nuevas oportunidades y así el mundo es lugar más triste y los poetas peregrinos no venden libros :p

Hay personas que nos marcan. Yo diría amores de nuestra vida cada cierto tiempo, gente mágica que nos hace olvidar la magia gastada, no sé si hay amor eterno, ese que idealizaste y sigue ahí con distintos rostros, ni sé de qué nos enamoramos cuando nos enamoramos (de lo que admiramos del mundo reflejado en una persona, tal vez?) pero hay personas que vienen cuando estás preparado y comienzas una nueva etapa de tu vida. Afortunados aquellos que evolucionan y cambian juntos hasta que la muerte los separe, sino, si no encuentras a nadie o no eres correspondida porque la gente se cansó de soñar... ámate más a ti misma, mucho, es el mejor regalo que puedes hacer a tu corazón que crece y crece como mayor imán frente al mundo, la tristeza o la indiferencia.

Amor, ese sentimiento que nos hace más humanos, con el que nos acercamos a dios y si esto de la vida tiene sentido será por y para él...

La alumna dijo:

No sé si creerte.

El poeta dijo:

Haces bien.


Recuerdo


Te escribo
aunque no sé si te acuerdas
ya de mí.

Te quería contar
que pasa el tiempo,
me siento solo,
y las nubes, algunas,
guardan la silueta
de un recuerdo.

Te escribo
y rompen las olas del mar
en cada estación sin pañuelo ni banderas,
ya no te acordarás de mí
¿verdad? (...)
y la lejanía
es una amante borracha de noche
en las horas donde el tiempo
se cansó de esperar
mientras la luz va cerrando
de poquito a poco
sus puertas.

Te escribo
bordando tu sensibilidad
en los cuerpos ajenos,
ya sé que quien huye
no se merece
mayor resignación,
ni menor nostalgia,
y escribirte es quitar el velo a la novia
para que aparezca
la cara de un muerto
(...)

Cárcel de ser libre,
lucha de quererse a uno mismo...

Cárcel!

de contar los versos como segundos
en los que se me presenta
un sentimiento extraño
como un peregrino cansado, eterno y perdedor.

Te escribo
convencido de que la vida iba en serio
y tus destellos quedan en la ceniza,
te escribo, pensarás,
como quien cuenta el pecado
de haberte hecho maga
que pintó el cuadro de mi soledad,
y se pregunta aun
por qué diablos le hice Poema.


lunes, 6 de junio de 2016


No,
no seremos los amantes
de una película en blanco y negro
en la que nos besamos
alrededor de la ciudad
bombardeada.

No.

No seré quien mate a la rutina,
poniéndote un clavel en el pelo
bajo la lluvia
y carguemos un fusil
contra la traición del mundo.

No.

Frases como 'te amo', 'sueño contigo'
han sido gastadas de tanto usarlas
que nosotros (pobres mortales)
con las alas rotas nos dirigimos
al fuego de la culpa,
el mismo donde los enamoramos
se prometen la salvación.

Pero no,
no seremos esos tú y yo,
lo serán los temerarios que un día idealizaste
al ir al trabajo
en la Avenida de enfrente.

No seré el que te quite
con violencia el cigarro para besarte,
ni tú la que me tire el móvil vehemente
para mirarme a los ojos.

No lo seremos
y la ciudad se cobrará esta misma noche
otras dos víctimas.

Maquilla la basura,
para que digan los demás
que somos como ellos.
Y pon rápido el cartel de Final Feliz.
Seguimos malviviendo
pero ellos deben de creer
que somos
lo que nunca fuimos.


martes, 26 de abril de 2016

Libertad


En la libertad
se encierra el ser feliz.

Pocos son los que abren las puertas,
pues entre estar solo y rodeado de gente
o ser estrella,
la voz del silencio
son ecos de peregrino
que no deja prisioneros cuando se va.

Libertad de cerrar los ojos
y ver abismos,
de que rompan olas de arena
entre montañas de tristeza
y nubes de sal,
de que los grilletes de los que se amarran tus muñecas
sean reflejos de botas
en ríos de lunas llenas.

Libertad como forma de vida,
de dejar de besar sapos,
de dejar de soñar a escondidas,
horizontes de carreteras y soles
alumbran tus pisadas
sin saber que la belleza
está detrás de tanto temor
que no te dejó entender al destino.

Libertad de cruzar semáforos
cuando ella duerme
con su duda, sin tu verdad;
en cada bar celebran el nombre
de las mariposas sedientas
que cruzan fronteras
cuando decides abandonar un recuerdo
y vestido de tiempo
te dispones a viajar.


Agua de jamaica


Coseré jazmines
en tus heridas,
princesa sin corona,
fulana con altar,
morderé tu clítoris
al son de la Troba,
agua de jamaica
y barrio bajos
donde se pierde mi pasado...

allí donde solo queda naufragar.

Enebraré en tu pecho
esa inseguridad
de 'si estoy gorda',
'nadie me querrá',
te embestiré con la violencia
que hace a la poesía
dormir abrazados
apagando una a una
las luces celosas de cada ciudad.

Coseré jazmines en tus heridas,
niña inquieta
que más que amar,
juega a dejarse querer,
el terrón de arena
de cada uno de tus pezones
son peonzas que hacen girar soles,
dulce de helado,
arte de cómo devorar la lluvia seca del anochecer.



jueves, 21 de abril de 2016

No me creerás


No me creerás,
pero mientras otros
solo quieren acostarse contigo
yo te invito
a perdernos en mil viajes
en países perdidos
cuando la vida se cobre
el cansancio
de estar viva sin un ápice
de autenticidad.

No me creerás...
mira alrededor,
ya no cuentas con tanta gente,
pero habrá siempre un idiota
que piense en ti
como pienso yo arreglando mi mochila
antes de andar.

Y no espero que suele a chantaje
es que solamente quiero vivir como quien sabe
que vivir es algo más que respirar,
llamar Muerte a la muerte,
Amor al amor
y tu nombre a las letras
de este poema
que suena tonto
porque tonto suena
quien insulta a las apariencias
caminando por la vida
hacia nunca Jamás.

Y tú,
Tú no me creerás.


sábado, 16 de abril de 2016

Mujer de Latinoamérica


Hay un silencio
en cada mujer de este lugar.

¿Dónde fueron a parar
los tequilas y la miel?
Si todo gira entorno al vientre helado
de una mujer
que amamantó leche con avispas.

Cuando mañana sea tarde,
nadie sabrá escribir canciones de amor
a quien te suplicó
el amor de tus trezas.

( Tú seguramente te habrás ido
con quien no quisiste de niña)

Mujer latinoamericana,
herradura de pezones cortados,
no quedó otra que ceder
para subsistir
antes que haber sido,
no quedó otra que la esclavitud
de las diosas del fuego y la tierra.

Dama valiente de una guerra cotidiana,
la droga como cuerpo tuyo
no tiene que hacerte culpable
al huir en una cárcel circular
porque se dio ya
por perdida la belleza.

Rezas al tender la ropa manchada
y si un joven que busca el tesoro
adivina tus cicatrices en la niebla,
no habrá reproche
no habrá fortaleza,
solo hace daño
quien puede
aunque bajo la almohada
la incomprensión duela.

Mujer de vendas en el corazón
y ojos abiertos,
te quiero,

madre del tiempo
abortando cegueras,
hija de nubes naranjas
de donde aullan tantos lobos con hambre,
pero brillan sin tu luz tan pocas
estrellas.


martes, 12 de abril de 2016

Tengo una muñeca vestida de azul


Yo he repartido versos
que nunca tuvieron respuesta,
pero una sola de esas miradas llegó
a congelar el tiempo
de los infieles que creyeron en el amor
con tu violencia de recibir como saco roto
o la de él de regar de semen todo el jardín.

No, no eres la única, muñeca.

La fe es algo tan inútil como necesaria,
como creer que sueñas conmigo
mientras por debajo de tus bragas
sientes que la flaqueza te hace ser humana
y divino creer que el corazón
no llena barriga.

Yo he repartido desprecios
de los que ni siquiera te has podido percatar,
sutiles como una brisa de luz
en medio de cristales rotos y gemidos,
esos a los que cedes con bromas inocentes en un bar
y acabais como inocentes cuerpos del delito
que se limpian con más mierda en el lavabo.

No hay nada de malo en ello,
la verdad,
yo peco demasiado
y alguna lo intuye
con mi violencia dulce de asesino perfecto.
Será que el amor con el que más me identifico es el de las putas
y es cierto
que la pureza me hace terrorista y rehén.

(No te puedo comprender corazón loco - cantan las ciegas)

Y es que aunque no me falta de comer,
es cansado ya el dignificar a Dulcineas del Toboso
que después de ser vírgenes fueron esclavas
y prefieren no oír las carcajadas que hasta aquí llegan
de ese amante bandido
o del novio aburrido
que también ríe
al encender el fútbol
mientras va roncándote,
tú, encima del sofá
con ilusión jinetera.

- Buscas la perfección,
y caerás otra vez en la locura- dice mi maquilladora,
a la que amo,
pero ella tiene más debilidad por la droga que por mí.
A pesar de todo sé que terminará conmigo
cuando su novio quinquillero le esté pegando más de la cuenta.
- Friki, cómo decía ese poema?- me grita la pelirroja.
- Decía que no estoy en venta:
Regalo a todas el corazón pero
nunca
nunca
confiaré en vosotras. Portadoras del virus del miedo y de la culpa.

- Perdónalas, perdónate- dice el cura entristecido.
Yo le digo que el amor y dios lo inventó Zara.

Mi confesión es que pasó el tiempo. Llegó el dolor, y no estuvisteis
no espereis más de lo que me sostiene a duras penas (este fingir sonriendo)

Sé bien que si la nalga se va haciendo flácida
el poema gana prestigio.

Como mi silencio.

Da igual que me pudra en el cementerio de lo que pudo ser.
Ya sabreis que el que se vende no soy yo.
Orgullo me queda de quedar en pie y humildad de haberme arrastrado lo justo.

Muñeca de azul.
Con tu vestidito y tu canesú.


miércoles, 23 de marzo de 2016

México


Tras el final
siempre viene un principio,
límpiate las lágrimas Principito,
México espera a los que soñaron parar el tiempo
desde un avión perdido en el océano.

No sé nada de mis sentimientos
solo que estuviste en las aceras
y confieso que apenas he vivido
todo el latido que lo sintió.

México ábreme las puertas que me cerraron
los corazones
que más que llenos de paz,
fueron rebosantes de miedos.

El peregrino canta una ranchera
brindando con la muerte por vos,
en una silla llena de sombras
junto a un tequila,
limón
y sal.

Nadie me invitó a esta fiesta
pero conseguí que guardases mi imagen
para la posteridad,
México,
estoy cansado de excusas,
solo quiero mi trozo de verdad,
la historia que no sé de ella
se difuminará en otras miradas,
y el breve suspiro de la vida
que lo advertí y nadie me creyó,
es el ladrido que ahora
más tirado que un perro
he alcanzado con el universo en la palma de la mano,
inventando con Roberto
del Df la felicidad que no encontré en Valencia.


Me acordaré


¿Dónde está encontrar lo bello de la vida?, ¿Qué diferencia hay entre viajar o huir? (...)
No me hagas esa pregunta,
porque solo sé echar de menos, 
y formas parte de mí
como este paisaje infinito.

Me acordaré en México
de tus ojos de mariposa, 
de gestos que te sueñan,
de la fragilidad que clama al mundo, 
me acordaré de la vida que no tuve 
ni tendré contigo,
la eterna promesa de ser feliz
y la felicidad viaja 
en el asiento vacío
junto a mí en el avión.

México tendrá de ti
poco de lo que yo te siento,
ojos de brasas vivas, 
muchacha de frío en la calle, 
escultura de poema
que ningún pintor podrá nunca dibujar.

Df, Puebla, Chiapas, Cancún, 
viajar es aprender a echar de menos, 
la vida se acaba 
y el mundo
es odiarte tanto como te quiero.



Nadie me espera en la estación


Nadie me espera en la estación
tú ya te has perdido como tantas cosas,
pero mi sombra da cobijo y acuna
este corazón maldito
loco y sin dios,
que sueña antes de amar.

Nadie me espera
en los lugares donde fui feliz,
donde te pensé en secreto,
no importa que no vengas conmigo,
pues me llevo de ti
algo que nunca sabrás;
haberte hecho especial
mientras las ciudades duermen.

Tal vez tú en el otro vagón de cualquier tren
inventes motivos
con el rostro de algún poeta;
aunque yo descubrí antes que nadie
la punta de tu nariz,
tus ojazos,
que dieron motivos para encontrar
canciones en este atormentado viajero
que suspiró lo fugaz a lomos
de tantos horizontes.

Aunque me esperan lunas rotas,
verte en el otro lado del océano
es abrazar como las olas
lo imposible del tiempo
que hace que yo ya no seré yo
y tú ya no seas tú.

Me espera tal vez, quien sabe...
besar a bellas muchachas,
cuando mis versos que no olvidan
saben que nadie me espera,
porque nadie queda en la estación
y el breve hueco de tus manos
son un nido de corazas
que este peregrino maldice.

México es muy pequeño
para mi corazón grande,
mientras cantan pétalos tristes
los mariachis,
nubes rojas se acordarán de tu fracaso
o de mi éxito de volver a empezar.

Nadie me espera en el aeropuerto,
tan puro que soy tóxico,
tan libre que insulto a la humanidad,
sin darte cuenta en la Malvarrosa
dibujarás en la arena con el pie
una nube
y esa nube en Veracruz
será diseñada por las uñas de algún ángel.

Escribir es aferrarse a que la muerte
va en serio,
y tú no me esperas,
menos mal,
ya que voy dejando
cadáveres en vez de amores,
y mirando fijamente al azar,
me pondré una pistola
sintiendo el metal en la sien
de la ruleta rusa.

Llegué a la estación.

Como leí en el libro del destino,
veo kioskeros, vendedores ambulantes,
taquillas, maletas arrastrando peatones,
y tú no estás,
la vida empieza en el paso que sigue,
retando a la muerte,
ahora ya no existes,
y no vale recordar lo que no se tiene,
pero mi equipaje perdido
tal vez te extrañe cuando
se ponga el sol.





miércoles, 9 de marzo de 2016

Coraza, corazón


La gente se pone corazas de la otra gente con coraza para entender un mundo lleno de corazas y al final lo único que les da coraje es ver tan de cerca un beso.


domingo, 6 de marzo de 2016

Miedo a la muerte


El miedo a la muerte se pasa cuando conoces a alguien que también tiene miedo.
Y te creces.
Y le susurras para levantaros juntos del suelo.

Eso es amor.

Magia.


jueves, 3 de marzo de 2016

Finalmente me di cuenta que los seres enferman de desamor


Finalmente me di cuenta
que los seres enferman de desamor,
que todos llevamos una cruz, y algunos,
más grande que la de Cristo,
finalmente me di cuenta
que no vale la pena sufrir
por lo que no existe
o no depende de ti.

Finalmente me di cuenta
que necesitamos dar un beso para ser libres
pero la libertad que nos da el otro
nos termina por cansar,
que somos títeres del qué dirán...
me di cuenta
que un noble corazón
es asesinado tantas veces por los malos
que tristemente dudo que llegue a vencer
al final
el lado bello de la vida.

Finalmente me di cuenta
que los seres enferman de desamor,
de dejar de creer en ti,
y nunca confesaré que te necesité
como la luz,
cuando te alumbraste con mi ceguera.
Dime;
¿Qué se juran a los ojos los amantes
que meses más tarde se clavarán cuchillos?
(...)

Los seres morirán pero el desamor es eterno.

Vestidos de lo que no somos
exigimos respeto
y buscamos en realidad cariño,
queremos dar miedo al miedo
aunque torpemente nunca sabremos vivir,
porque la vida no consiste en ganar
sino en saber perder,
y nunca sabré si brindar o maldecir
a los locos que no olvidaron a sus amores...

Finalmente me di cuenta
que los seres mueren de amor, más bien,
y yo llevo tiempo
muriendo por ti.


Convénceme que no es una pesadilla


Me quieres convencer
que en este mundo no hay tanta traición,
pero por las esquinas oímos el sollozo
de gente arrodillada.
Me quieres convencer,
distrayendo al miedo
de que hay justicia,
y mis ganas por entenderlo todo
también lloran.

Si dios existiese,
¿Por qué permitiría tanto dolor?

El corazón es débil
como ver que caes,
te levantas, lo das todo de nuevo
y vuelves a caer.

Y si te rebelas te convertirás tal vez en lo que no quisiste;
en la ley de la pistola y la venganza
(vuelve a cerrarse el círculo)

Nos queda la cruz,
besar la cuerda de la horca
y dudo que el amor nos pueda redimir
para orgullo del rastrojo de muertos
que tenemos a nuestros pies
como si estuviéramos vendimiando.

Me quieres convencer
que hay cosas bellas por las que luchar...

quisiera saber si en verdad lo crees
siendo alimento de posibles violadores
de sueños
en el temblor de la noche;
acecho a la belleza
de los que envidian el mar.

Rastrojo de confusión
de tu rostro como flor
que tras el espejo cada vez está más negra.

Admiro la resignación
de postergar el final de los finales
cuando antes lo tenías todo,
y a pesar de todo. Vida.

Somos polvo de estrellas que camina,
que sueña guerra teniendo paz,
que sueña paz teniendo guerra,
que quiere amor teniendo soledad
y que quiere soledad teniendo amor.

Pero mi mayor pecado
ha sido besar a la locura en la boca
y contagiaros la enfermedad del vagabundo
como un Sida
que lleva a cuestas la idea, falsa o no,
de que nunca nadie me han amado de la misma forma
de la que entiendo yo al amor.

Me quieres convences
de que no somos ridículos en este escenario
de asestar puñales.

Melodía de Desolation Row.

Tras tanta violencia intelectual,
sigo pensado que los 34 años es una hermosa edad
para morir,
o renacer, qué importa...
si la esperanza llega tarde,
pues siento cada vez que el lado oscuro
de la vida
no se apiada de mí,
y si aun sigue viva la estrella
es por entender
ese margen de duda
que escupe a la cara a la razón
y me dice
que a veces nos llegamos a sentir como eternos,
y si es a tu lado para convencerme
de una vez
que se acabe ya tanta pesadilla.


Mi coraza


Creo que me miras a mí
y me da miedo,
giro a ambos lados la cabeza
confundido,
y es que no me acostumbro nunca
a ser observado tan de cerca.

Me duele tu lado malvado,
me duele la vida,
mientras en el salón se van formando las parejas
pienso que todo es un baile cansado
con el telón de fondo de la sucia apariencia,
aunque también siento
(y sentir nos hace libres)
que no debería ser tan duro conmigo mismo.

Sí, puede que me mires a mí,
pero me gustaría ser invisible,
solo dar y no recibir,
me gustaría saber por qué
busco pero evito a la vez al amor,
tan valiente y tan cobarde
en un laberinto sin salida de tenerte...
y no.

Como un juego de máscaras,
en el que nunca aprendemos a ver qué hay detrás,
decido al final irme lejos,
allí donde lo que quise ser no se ría de mí.

No sigas mirándome, por favor,
me acomplejan tus ojos,
la vida que nunca podré tener ni darte.


lunes, 29 de febrero de 2016

La profecía


Humillado.
A mis espaldas llevo la profecía
de haber intentado ser feliz en lo que dura este presagio.

El miedo vence
frente a lo ridículo de enseñarte el corazón,
mecido por el ritmo de tus gemidos con otro.

'Un sol nace por nuestras manos pero
el universo muere en ti'
Escribe el preso
que de tanto ver los ojos al dolor
se quedo ciego
o llegó a contemplar la sonrisa de Cristo.

Profecía de dar amor en un mundo injusto,
que quema heroína junto a la pureza,
que fusila a las novias
y ahorca a la fe,
sin creer que sin ti el hombre muere de soledad.

Equilibrista de la locura soy...
Me dejaré llevar.
Que nadie sepa mi desmoronamiento tras el espejo azul.


jueves, 25 de febrero de 2016

Santa locura


Nadie sabe nada de nadie,
y esta ciudad entorna
las ventanas antes que francotiradores,
hijos de la traición y con tu sangre,
apacigüen gritos suicidas
con droga caliente entre las manos
e Iglesias que se van incendiando
donde se perpetuó
el asesinato de cada nacimiento.

Crisis, España, hoy.
Nostalgia de verdad entre tantos falsos confidentes.

Pero reconócelo, coño, estás solo!
tu cuello vale un puñado de monedas
y los poetas liman con cuchillas oxidadas
las yemas de sus dedos,
los que besó esa chica perdida
cuando la primera vez
sabia a "Buenas noches principito".

Nadie sabe de libertad.
Las madres engañadas
educan a los hijos como patrones
de un barco tirado por hijas.
Pero la niña ya se resignó de buscar
una compañera con la que crecer
en el álbum de causas de tortura
cuando la prostitución da todavía para comprar leche.

El amor es un acto revolucionario,
lo sigo creyendo,
un grito en un mundo bastardo
sin más alma que el dinero o el revolver.
Suspiros para sobrevivir
de gente que sostiene el corazón al cielo
sin que nadie atienda
a ese tullido y maltrecho trozo carne muerta
y amarilla.

Ella se irá con el malo del cuento, 
y el muchacho 
que la soñó luciendo una bella violeta en la solapa 
se quedará mirando
mientras se besan. 

Ella lo advierte y en ello abrirá los ojos
para clavar la humillación de decirle sin palabras:

jódete, las flores son para los muertos.

El mismo color del firmamento
lo atesora la mierda de los charcos;
hay gente que quiere suavizar al dolor
pidiendo disculpas a la muerte
pero mañana el final le amasará como el rodillo al pan
que solo comen saciados
tus niños del primer mundo.

¿De qué sirve mantener entrañas y vísceras
bien ataviadas con corbata?
¿De qué sirve escribir, beber, follar
si no está apoyada tu cabeza en mi hombro
después de eso?

Quedará para el museo las obras de arte
que no viste al morir joven,
las clavículas heladas
sin besar por no ser valiente.
¿En qué parte de la historia 
se verá escrito el que yo te ponga una rosa en el pelo
y tú llores impotente por la felicidad
que nos borraron tras un corazón de tiza? 

Y a pesar de todo,
a pesar del asesinato
que es la vida misma
en la parada de bus,
(a pesar de mí),
solo diré que nadie sabe nada de nadie
pero Te Quiero,
acto rebelde de pacificar el mundo
si tú me miras tras las secuelas
que te marcaron las serpientes y su cicuta.

Quien sabe del horror de la vida
valora más nuestro abrazo
cansado de hospitales
y pájaros enjaulados
de la santa locura.

Santa locura. Como tú.


Corazón guerrero


Pasó de largo la luz por la calle del olvido.

Pero no tardes, poeta,
en perderte de nuevo en miradas
de bellas mujeres
que mantengan viva la pureza de tu corazón guerrero,
ese que aprendió a bailar por la noche
en un baile de disfraces que empieza a cansar.

Que nadie sepa lo que queda detrás.

Traga saliva. Muestra colmillos.
Y da las gracias por el carbón de unos ojos.


miércoles, 17 de febrero de 2016

Miedo a un latido


El amor da miedo,
pero solamente mirarle a los ojos
es poder asomarse a la vida real;
detrás de tantos idiotas
que solo hacen ruido,
el amor es lo único cierto,
pues nadie en este mundo podrá querer
si no soñó tu boca
o besó a la soledad...

Nunca sabré lo que sentiste tú,
bala asesina cada noche
de tantas soledades,
si los hospitales confunden
el latido de mi corazón
con las letras de tu nombre;
solo el amor provoca
el mayor miedo del mundo,
el ver nuestra insignificancia
de ser pequeños, muy pequeños...
y no poder escapar.

Somos luces fugaces
que reclaman un abrazo como auxilio,
somos versos rotos y extraviados
sabiendo que nos engañamos
pero haciéndonos los locos
limpiamos con barro
las cagadas que hicimos
(...)
somos niños cobardes
que se inyectan lo que no son
para disimular coraje,
y vieron la vida como aquello que pasa
sin saber realmente si la supimos vivir...

Tú solo quieres bailar
mientras yo aguanto la flor que guardé por ti.

El amor es creer
( y reivindico que creer sea un derecho de la humanidad),
el amor es hacer bella la muerte,
es ser guerreros con espadas bajadas
y marcas de sangre,
el amor es sacarle la lengua
a los que me dijeron que la vida no está a tu lado,
mientras el tiempo es un taxi que no cogiste
y este beso en un rincón del olvido,
resignado,
puede que se lo dé a otra.

El amor es
que tú bailes
y yo te pise los pies sin darme cuenta...

...pero por amor.


jueves, 11 de febrero de 2016

Princesa sin cuento


María sin apenas quererlo
acabó cediendo
al chantaje del querer.

Primero; por qué te pones esa blusa?,
luego vendría el no vales nada,
ahora cada noche maniatada con un cinturón,
dejó de recordar quién fue.

Él es un cobarde con los compañeros
pero demonio en casa,
que cambia cromos de Messi en el bar
para después calmar la borrachera
en el cuerpo que piensa que le pertenece.

Y tras los gritos,
ningún vecino sospecha
que la sangre bajo la puerta
duele menos
que el pecado inocente de ella
al creer que habría algo bello por lo que luchar.


Tic
Tac
Tic
Tac
los minutos barruntan pasos
tras la puerta,
pues Sirenita ya no baila bajo el mar,
Cenicienta volvió a perder resignada su zapato,
y Caperucita, engañada, se perdió en el bosque...
si al final la fantasía del amor
duerme cada noche con la misma pesadilla
y el espejo le devuelve a esa niña que besaba sapos
un príncipe azul hambriento en sexo y rabia
cual lobo feroz (...)

Una noche,
tras cinco rayas de farlopa
y whisky derramado por la alfombra,
él se bajó la cremallera
culpándola como siempre del vacío de su vida.
Pero ella, esta vez sí, por fin se decidió,
sujetando por la espalda un cuchillo
y frente a él,
cara a cara,
las sombras de la calle y los coches
iluminarían el gesto en el que María
presa del miedo pero por fin libre...

se lo clava

(silencio)

...
a sí misma para dejar de sufrir.

sábado, 6 de febrero de 2016

Al acabar con el amor


Al acabar con el amor,
en el menor de los pesares,
te queda bailar a solas
tras las cortinas y desnuda
mientras haces círculos
con el humo de un cigarrillo
alrededor
del sexo de los ángeles.

Otra cerveza más,
y ceniza
donde el corazón tenía latido,
juego bastardo y sutil, la vida
que te quita lo ganado
cuando todo quedó al final
en ser usada como una droga más de él,

contigo porque me matas.


Al acabar con el amor,
aun queda una legión de hombres que te buscan
¿lo sabes?
pero la confusión crece
y el más mentiroso puede que diga la verdad,
filosofía huérfana de luna llena,
de loba herida,
que vomita diamantes con estiércol
en el beso asesino
de príncipes decapitados.

Otra cerveza más
y otra,
guardas un viejo libro de poemas
y yo sueño contigo
al copiar un verso,
no sabría decirte cuánto cuesta crear ilusión
de este castillo en pie y de nuevo derruido
que es la existencia,
pero créeme que pienso en ti
aunque eso suponga, también,
el ser víctima de las oscuras y negras sombras
de quien te amó antes.

Lo bello de una mujer
es lo que esconde,
ver los ojos que tiene en realidad...
cuando veo tus ojos,
rozar tu piel y lograr que la muerte
sea principio
y no el fin,
o mojarte recogiendo pétalos de sal
entre tus piernas,
eso sí, siempre antes con tu fracaso
que con la gloria.

Esta sí que es la última cerveza, dices,
(son las siete de la mañana y te debes levantar pronto)
¿dónde queda el robar dulces
como si fuera la primera vez?
¿dónde queda el esperar que florezcan los almendros?

Tal vez solo hayamos transitado
en un absurdo de personas que duelen
pero guardamos en el corazón todavía sus promesas,
como eco de adicciones
que se resume en
haber creído
luego
haber amado
luego
haber caído

y no morir.

                                   

miércoles, 3 de febrero de 2016

El destino juega con ellos


Ella duda
y es por eso que Él no sabe si dar un siguiente paso o no.

¿Cuántos años se han perdido 
por no saberse mirar 
cuando ni siquiera se conocían?

Él sueña desabrochar cada botón de la tristeza 
que envuelta en miel
Ella le regala al sonreír entre la gente
pero siempre habrá formalismos sociales
que no dejan ver 
la inmensidad de unas pestañas.

La ciudad va evaporando los sueños 
desmoronados
después de sonar el despertador.
Ella duda y Él sigue dando un paso atrás.

Nadie entiende al amor
pero es imposible no oír el canto del jilguero 
que asoma en el horizonte.

Pesa más el rechazo que la arruga,
pesa más el olvido que la soledad.

Ella morena cada noche y desnuda
juega con sus dedos
a barnizar de almíbar el deseo
que ni Ella misma sabe que Él le suscita.

Él, mientras, caballero torpe 
de un cuento tantos años repetidos, 
buscará una verdad
entre los espejismos de realidades
que como una alambrada 
le curten los brazos al querer abrazar 
sin éxito el sentido de la vida.

Amigos que ya se fueron, 
enfermedades que vendrán...

Hace mucho tiempo que el destino juega con ellos,
y el libro de la alegría
permanecerá abierto, 
aunque nadie se asome
por ver si estaban escritos sus nombres.

Él nunca escribió poemas,
pero cuando la vio en aquel bar,
arrebatadora, 
inmensa en su minúsculo universo,
probó escribirle unos versos con letra ilegible:

Lo bello de mirarte
es entender lo que ni yo entiendo,
es hacer más bonita la muerte.

¡Qué decir de la muchacha!
Se hubiese fugado con Ella cualquier hombre de la ciudad
pero sabía bien que eso no era amor.
Él, entre un ejército, 
haría esfuerzos por mantener la compostura 
pero lo virtuoso no era enamorarse...
lo virtuoso era que se notase delante de todos
y no quedar como un perfecto idiota.

Pasaron tantas noches...
taxistas, bares, 
amantes con cama y sin respuesta...
pasaron promesas que no se cumplirán
(dudas tras jurarse la luna)
que Él, nuestro protagonista, quiso dar cuerpo a una emoción
en el baile de Carnavales de la vida,
donde se queda sin pareja quien
muestra el color de sus ojos antes de hora.
Así que... 

...se dirigió a Ella por fin, 
y con un nudo en la garganta
dijo algo que no llegué a escuchar,
Ella sonrió y le dio las gracias,
a partir de ahora
sabiendo las penas y mentiras del amor,
os dejo a vosotros amigos que sigais escribiendo el final (...)


Ella se llamaba Ilusión, 
Él Amor,
quizás no puedan vivir el uno sin el otro sin entenderse
y es que...
hace ya mucho tiempo que el destino juega con ellos...

lunes, 1 de febrero de 2016

Libre, libre, quiero ser, quiero ser quiero ser libre...


En el barrio en el que me crié
los mercheros jugaban al póker con la policía,
y siempre se hacía la vista ciega;
la ley era inhumana, no estaba por decreto,
mientras la locura pasó por mi sien como una nube tóxica en la puerta 5.

En el barrio donde me crié resucité un par de veces
y me dio tiempo para escribir unos 247 poemas,
la gente descorría persianas
ante el estallido de un petardo
que parecía un gatillo;

no había nadie en la parada de bus
que iba camino a la Universidad.

Barrio Baladre, humo de resignación y lucha,
aprendizaje de cómo nos marginaban lejos de la gasolinera
y de como todos se callaron al oír mis cantos de cisne
pidiendo auxilio.

Puede que el dolor de los aflijidos
fuese una mordaza en el hospital.

Libre, libre, quiero ser, quiero ser quiero ser libre...


sábado, 30 de enero de 2016

Solamente amor


Vuelve el pasado cada domingo
y tus labios manchados de él
van apagando poco a poco
esta antorcha en mi pecho
tentada al precipicio,
que no es tirarse al vacío,
pues suicidarse es
tomar sin ti el último tren.

¿No te habré dicho preciosa antes?
¿Antes de que deshojases margaritas
rodeada de lobos cobardes
y trileros sin apuesta?
¿No te habré besado en sueños
y sin sospecharlo…?

Pues, yo nací en el mismo lugar que tú
a cientos de kilómetros, tal vez.

La huida de un poeta
es la muerte que camina,
chica de ojos cuan ventanas al despecho,
si el milagro de la vida
se da entre tú y yo,
déjame acariciarlo antes de dormir
por encima del sueño,
si quieres…

…porque vuelve el futuro
como el temor
de que me hago insignificante
cuando te acercas,
y pienso que otro valiente caballero
calla esta confesión 
movido por el interés
mientras te embiste
al fusilar lo que quiero;
si es que el mundo está lleno de hombretones
que una vez teniendo lo conseguido
te dicen te amo

escupiéndote en la cara.

Dicen los toreros
“buena suerte compañero”
y no es tan fácil como decir
solamente adiós.
Dicen los príncipes de la noche
que entre tantas heridas
no hay suficientes tequilas
para susurrarte hoy y por siempre:


Solamente Amor.



miércoles, 27 de enero de 2016

Mi penúltima poesía


Bragas azules en la cama
y puede que los besos después del sexo
quizá no tengan sentido,
te colocas con exquisito decoro el sujetador
ante mi cagada,
pero tal vez no creerás que hay hombres
que imaginan toda tu soledad
cuando te pusiste el pintalabios
para nuestra cita.

Un disco de boleros después de aquella vez
que se repite en los días repetidos,
demasiados gin tonics para sacarte una risa
para decirte tonterías como
“vamos a ver las estrellas”
mientras me cogías del cuello.

Puede que sea ridículo decir que te extraño
después de esa noche,
que los pliegues de tu coño
eran como las olas del Estrecho
inundado por pateras,
puede que suene cursi decir
que cada pezón tuyo
eran como cerezas heladas y calientes
tras mi lengua…

Pero bueno, no sigo,
me ganaría la vida
como poeta para conquistar peluqueras
o ilusionar a divorciados,
solo sé, chica del olvido,
que rebuscar por tu falda
no fue meta sino principio
de un baile tan ciego por el ron  
y herido de pasado,
que gemir ante cada embestida
al final no olvida
los dolores que el mundo
nos ha causado.

Alguien me dijo que besas sapos cada medianoche.

Que te vas sin despedirte de la fiesta cada medianoche.

Que no das tu nombre verdadero en la recepción de cada hostal
cada medianoche.

Pero, ¡mira! te recuerdan los que la fastidiaron
toda una vida.

Alguien me comento que las brujas existen
y tienen tu pelo desordenado,
borrachas de dolor, pero nunca humilladas,
pues más que del desamor,
fuiste esclava de la vida,
mientras yo en el andén
al oler tus bragas
me quedo con el consuelo de escribirte siempre junto tu perfume
mi penúltima poesía.