jueves, 29 de diciembre de 2011

Ahora es amor, pero siempre es lucha.


A los compañeros del 15-M y los que nunca se rinden.


Mi lanza es ver como desfallece en el umbral de la pobreza
la inocencia herida,
creer cambiar el mundo sin que nos salpiquen
las mismas traiciones, esas...
cuando me sentías.

El niño que se arrodilla por el lleno y febril almanaque
de un sueño caduco,
te ve antes en la luz de un televisor
que con la alegría de obsequiar guirnaldas
al yermo abrigo del mundo.

Si muero como murieron mis antepasados,
vértigo de la misma oración de osamenta y lucha,
no es por amar perdido,
es por encontrarte amando en el bando
que murió para darnos vida.


2 comentarios:

Carlos Hachimaki dijo...

Muy grande, comento en este, pero podría decir lo mismo de casi todos.
Saludos.

Tomás Edo Torres dijo...

gracias Carlos!