jueves, 10 de junio de 2010

Tren nocturno


En un tren de medianoche,
a solas con un cuaderno de versos
me reúno tras la voz que suplica
"amor, siempre has vivido en sueños"

Los túneles sin luz
son fríos como mis fiestas en el alma de perro enfermo,
y lloran trompetas
parece que los fantasmas acechan
cuando los medicamentos no soturan
el viaje como flecha herida
que recorre mi ser.

Hungría debastada por el fuego,
el fin del mundo se deshace.
Hace 10 años nos besabamos
como vándidos que roban un tesoro
del Lovre.

En un tren de medianoche
no hay desconsuelo más letal que valga
unas tristes oraciones
para que no me inunda
la muerte o a través de ella,
encuentre a mi amada.

No hay comentarios: