lunes, 20 de septiembre de 2010

Besándonos en su orilla


¿Oyes el silencio de la tierra?
¿Oyes el dolor de niños que mueren?
¿Oyes el mío al ver que estás tan lejos?
y tal vez tras un tiempo tan sólo seamos
aullido de espada,
ojos de tristeza.

Me duele pasear por el suburbio en el que nací,
ver como fían a las madres,
como descansan los parados,
y si en la vida hay clases
llévenme donde muere lentamente el viejo,
tras la vida soñada.

A ti te busco, Cenicienta de un sueño aun por dormir,
de gente que aparenta y yo evito,
de poder querer lo que no se tiene
tras del dolor de lo querido,
busco el relámpago del pueblo en mi poesía
dar la vuelta al mundo con un bicicleta es poco,
si lo comparo con pasear viendo el mar
y besarte, mientras nos besa sus orillas.

domingo, 18 de julio de 2010

Chirimiri


Llueve en senderos tristes,
piélagos de heridas que no verás,
el sur y el norte se confunden
en tus ojos de horizonte sin estrellas.

Veo tu mirada en el vacío de la tarde
y sentir tan profundamente
duele como el recién nacido al alba
tras cada verso,
pero aun te tengo presente en este viaje
como quien sueña con abrazar
mil y una madrugadas.

El sol de Cádiz entra torpe entre mis manos,
la ciudad en la marea de suicidas
y yo con la idea de matar la vida
antes de pedir una nueva oportunidad.


jueves, 10 de junio de 2010

Tren nocturno


En un tren de medianoche,
a solas con un cuaderno de versos
me reúno tras la voz que suplica
"amor, siempre has vivido en sueños"

Los túneles sin luz
son fríos como mis fiestas en el alma de perro enfermo,
y lloran trompetas
parece que los fantasmas acechan
cuando los medicamentos no soturan
el viaje como flecha herida
que recorre mi ser.

Hungría debastada por el fuego,
el fin del mundo se deshace.
Hace 10 años nos besabamos
como vándidos que roban un tesoro
del Lovre.

En un tren de medianoche
no hay desconsuelo más letal que valga
unas tristes oraciones
para que no me inunda
la muerte o a través de ella,
encuentre a mi amada.

Bruja de día.


Detrás de tus besos
está el olvido,

detrás de los halagos,
la soledad,

detrás del amor,
está el miedo

detrás de tu belleza,
la verdad.

Detrás de los abrazos,
la tristeza

detrás de la vida,
el vacío,

detrás del desengaño,
crecer.

detrás de un perfume,
los intereses.

detrás de la noche,
nuestro amanecer.

lunes, 10 de mayo de 2010

Tu cuerpo es el mapa de Portugal


PORTUGAL

Esta buhardilla está a miles de escaleras del cielo, y el olor a semen transpira en las sábana amarillas, mientras ella duerme de espaldas y destapada, y yo me siento un rato a afinar la guitarra.

Los libros prohibidos de Pessoa en aquel Oporto tierno, amansaban el frío invierno que me enseñaba que la lluvia podía llegar a ser leche de la ubres de las nubes y las metáforas fiestas de una realidad tan inamóvible
Ella se despertó, supongo que nunca supo que era amor ... y yo no sería quien le dijera tales mentiras, solamente quería ver un pájaro vivo en sus ojos mientras encendíamos el baile violento entre nuestras piernas, si bastase unos pechos como equilibrio en el vértigo de tanta poesía.

La buhardilla donde viví aquel invierno era un lugar repleto de libros, botellas de porto, color sangre en la moqueta y fotos en blanco y negro. Los coches fuera atronaban como locomotoras en la estación del tiempo.

Y ella durmiendo de espaldas...no advertía que cuando yo descansaba de los acordes, iba contando los lunares que tenía bajo el pelo negro. Sus hombros sostenían la dignidad de haberse ido con un cualquiera como yo durante aquel curso. De no perder el miedo a que no le llamen mujer las mujeres, y sentir la dignidad de que yo le dijera " te amo".

Olor a sudor y bahos en los espejos, el Duero en la ventana, mar de quienes querían alargar el deseo, pero yo sabía que en el fondo nacemos para no ser eternos. Ella bosteza y me mira, risueña con la ilusión que da el sexo en ayunas, sexo, más allá de las mentiras, aunque hayamos hecho mentira nuestra verdad, "yo te quiero" le dije, .."ven a la cama" ella contestó.

.....

jueves, 6 de mayo de 2010

La enfermedad del ser


Hay gente que más que hacer el amor,
se masturba refregandóse en otro cuerpo,
que su oficio es vomitar a los otros
sus fobias y miedos.

Hay gente
que desea lo imposible
pero se cansó de luchar,
hay gente que tiene pareja
para que no le persiga
por la calle su soledad.

Hay gente
que escribe cosas que ni se las cree
ni hace,
solo sabe contentar a sabios
que desprecian
mis rimas forzadas,
tan cargadas de verdades.

Hay gente
que votan al PP, y en cambio es adorable,
que votan al PSOE,
y guardan en la gabardina un sable,
hay poetrastos, sirenas, truhanes,
hay un montón de gente,
pero voy ya pensando que nadie
tiene la suficiente imaginación
para deslumbrarme.

Hay gente
que antes de desearlo se prohibe lo que desea,
que vive en violencia su interna guerra,
hay tanta vulgaridad,
tanta dictadura del Euro,
como ilustre reverencia,
que con 20 ya eres padre de familia,
tienes coche, hipoteca
y una suegra que te mantenga.

Hay gente
que no sabe lo que es ser libre,
aunque su boca busque
paraísos en tus labios
hay mujeres a las que le enseñaron
querer al más fuerte
pero vuelvo a perder,
gente que no siente que haya mundo tras la rutina,
viendo pasar la vida
con la enfermedad del ser...


miércoles, 10 de febrero de 2010

Poema para conquistar mujeres mujeres II


Eres una princesa,
mis dedos no sienten
si no te tocan,
eres una reina
que juega coqueta
entre un millón de rosas.

Eres risueña
y atrevida
(me gustan tus enfados;
me duelen tus fatigas)

porque podríamos juntos
cambiar el mundo,
porque en mitad de dos islas
tienes tú mi corazón
y yo quisiera tener el tuyo..

Porque eres linda,
porque eres un charco de luz,
quisiera decirte que contigo
me pierdo,
no importa el destino.

Porque eres paz,
porque escribes poesía
tras los muros invisibles
que dominan la jaula
de esta ciudad.

Quisiera encajarme con tus nudillos, 
y darte la sal con mis ojos negros;
quisiera ser tu amigo...
quisiera ser
y quisiera ser mucho más que eso.


sábado, 16 de enero de 2010

El dios negro de haiti


Cuenta la leyenda
que hubo un país con un dios negro,
tenía lal furia de un demonio
que hizo saltar lenguas de polvo
cubriendo el cielo de fuego.

Los muertos entre los pobres,
rezaban al dios de nadie,
mientras la justicia del destino fue,
la riqueza de quien engorda en la otra orilla
y no tuvo la desgracia de nacer
envuelto en sangre.

Cuenta la leyenda
que tiene que ser doloroso
ver morir a tu amada, a tu hijo
bajo los escombros,
en Haiti, la desgracia
fue por "gracia" de un dios marginal,
que quiso llevarse lejos, donde nadie reconociese
la noche sin estrellas,
las sirenas de ningún hospital.